Historia de inmigración

En total aproximadamente unos 19,3 % de la población en Alemania son migrantes (según el Mikrozensus 2010). De éstos unos 9,1 % (aproximadamente 1,4 millones de personas) proceden de la Europa del Sur. En la época de la contratación a partir del año 1955 los inmigrantes de España, Italia, Portugal y Grecia venían en su mayoría como trabajadores extranjeros a Alemania.

Un cambio de tendencia sucedió a mediados de los años 90 cuando más europeos del sur dejaban Alemania para volver a su patria de origen. Pero a causa de la crisis económica el número de los inmigrantes de estos países a la República Federal ha subido de nuevo desde el año 2010, y resulta un saldo de migración positivo. Según el informe de migración de la Oficina Federal de Migración y Refugiados (Bundesamt für Migration und Flüchtlinge) en 2012 hubo en total 37.683 inmigrantes españoles contra sólo 17.144 emigraciones registradas. 

La nueva generación de inmigrantes

La nueva generación de inmigrantes de la Europa del Sur se distingue por un nivel de formación bastante superior en comparación con los migrantes anteriores. Mientras que los trabajadores extranjeros antes entraban en general sin título profesional, aproximadamente unos 35 % de los inmigrantes de Europa del Sur en el periodo entre 2005 y 2010 ya mostraron un título universitario. A medida que avanzan los años, se encuentra un aumento en la cualificación de los inmigrantes. Estos nuevos inmigrantes son también llamados “la elite de migración”, porque buscan las mejores ofertas para una plaza universitaria o un puesto de trabajo en el mercado europeo. A causa de su fuerza económica y la escasez de personal cualificado Alemania respresenta un destino atractivo. 

Nivel de formación alto de los inmigrantes españoles

Según un estudio publicado en junio de 2014 del Instituto Berlín de la Población y Desarrollo (Berlin-Institut für Bevölkerung und Entwicklung) sobre la situación de la integración en Alemania, los españoles desempeñan un liderazgo en el grupo de los inmigrantes de Europa del Sur a causa de su calidad de formación extraordinariamente buena. Aproximadamente unos 56 % de los migrantes españoles en la edad entre 20 y 39 años disponen del bachillerato superior; aproximadamente unos 27 % de los inmigrantes de España en la edad entre 30 y 64 años pueden presentar un título académico.

Esto se refleja también en su papel en el mercado laboral alemán: Sus perspectivas de un puesto de trabajo están básicamente más altas que las de los ciudadanos restantes de los italianos, portugueses y griegos. Sobre todo en las áreas del servicio público y las profesiones de confianza los españoles se han establecido como empleados.

El nivel de formación es un criterio decisivo para la búsqueda afortunada de un puesto de trabajo y representa la condición más importante del éxito de la integración de inmigrantes. En base al ejemplo de los españoles durante los últimos años, se puede hacer un balance positivo.

Volver a la visión general

Empleados extranjeros, Integración, Migración laboral, Profesionales cualificados